Fuente foto: http://www.anbariloche.com.ar/uploads/imagenes/repositorio/2018/03/13/61886/201803130759539ba15556a108eeb5cbc3757f72d2e013_med.jpeg

Palabras de la Defensora del Pueblo en la Audiencia Pública respecto del Proyecto de READECUACIÓN CONTRACTUAL DEL CERRO CATEDRAL

Voy a comenzar hablando de una reflexión que quisiera que nos hiciéramos en relación a :

“El Cerro Catedral es de TODOS Y TODAS”

Esta expresión nos crea y nos dá un sentimiento de identidad como Barilochenses.

Me quedo pensando : ¿qué engloba este sentimiento de pertenencia e identidad de todos y todas, quienes entrarían dentro de este concepto?

¿A quiénes incluímos?

Me remito a un ejemplo en el corto plazo ….

En el aniversario de los 80 años del Cerro Catedral, la empresa le dio la posibilidad a todos los residentes de Bariloche, poder subir al cerro sin costo.

Es la primera vez en los 80 años del Cerro Catedral adopta esta medida. Y se vivieron relatos que se fueron reiterando en vecinas y vecinos de todas las edades…

“es la primera vez que subo al cerro, que hermoso, que espectáculo natural increíble.”

Para graficar … personas de 50 años que siempre vivieron en Bche y nunca subieron a la cima del cerro decían entusiasmados …. “Es la primera vez que subo al cerro”.-

Y pensaba entonces : …. ¿Los incluye? ¿los incluyó?

Y a nuestras niñas y niños de los barrios de Bariloche más postergados. ¿Se los incluye?

Esto desde la materialización más inmediata ¿de qué se apropia? y ¿de qué se debe apropiar la gente? ¿De qué participa? ¿Qué identidad construimos? ¿qué identidad se les dá?

Y pienso en los niños y niñas de nuestras escuelas públicas,

en nuestros jóvenes que buscan su primer empleo,

en los vecinos y vecinas que tan sólo quieren conocer el cerro por su atractivo natural, ver esos bellos paisajes que se plasman en postales que recorren el mundo.

Pero a la hora de concretarse inclusiones reales, quedan afuera, quedan al margen, quedan excluídos, por la imposibilidad material de poder acceder.

Por ello creo oportuno intervenir en este sentido, a fin de que repensemos el sentido social del CERRO.

¿Es suficiente lo que hoy está dispuesto?

Pensemos en el canon anual de concesión.:

Considero debiera reveerse el monto, ya que 12.500 pases, es un monto escaso para lo que se explota en el cerro.

Y la ciudad de Bariloche tiene mucha necesidades de obras para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas.

Ese canon que podría traducirse en obras para la ciudad, para que nuestros vecinos y vecinas puedan ver mejoras y ver retribuído y plasmado ese ingreso del canon en el municipio en una retribución directa, que es el mejoramiento urbano de la ciudad.-

Por tanto una forma de repensar el TÉRMINO TODAS Y TODOS INCLUSIVO debemos pensarlo desde esa retribución que el municipio necesita para mejorar la calidad de vida de los barilochenses.

Debemos pensar un canon en términos más significativos para nuestra ciudadanía.

También en función de repensarnos el concepto de inclusión de todas y todos los ciudadanos barilochenses

en sus diferentes dimensiones de derechos,

considero oportuno que se comience a abordar una forma real de:

Accesibilidad para nuestros niños y niñas.
Una forma es reforzando el programa de esquí social.

Hoy existente y que incluye a 400 niños de nuestra ciudad. Una herramienta que vienen llevando adelante, pero alcanza a solo el 2 % aprox. de la población de las niñas y niños escolarizados en escuelas públicas de nuestra ciudad. A hoy tenemos 19.320 niños entre 8 y 18 años.-

La cifra refleja que el impacto inclusivo es muy bajo.-

Por ello solicito se establezcan cláusulas de obligatoriedad absoluta e innegociables, que permitan el acceso real a niñas, niños y adolescentes al centro de esquí, y al ascenso al cerro.-

Existe un programa de esquí escolar, pero es llevado adelante desde la Provincia, y considero que no existe ningún impedimento que se mejore el programa de esquí social municipal, a fin de que más niñas, niños y adolescentes puedan ver en el cerro una realidad palpable, tanto en su dimensión deportiva y en su esfera recreativa, que lo conozcan, que en el cerro crezcan semillas que aporten a una sociedad más sana y feliz.-

Otro de los puntos que suman a la inclusión social es que nuestros adolescentes de escuelas secundarias, puedan proyectarse y pensarse con alguna actividad laboral en el cerro.

Pensar a los jóvenes que egresan de las escuelas secundarias de la ciudad, y que se articule un programa de primer empleo en el cerro, también es un acto de inclusión real.-

También que se tenga la obligatoriedad de desarrollar y desplegar un centro de capacitación laboral, a fin de brindar herramientas de idoneidad, y ya evitar que muchos jóvenes tengan que emigrar a otras ciudades más urbanizadas en busca de empleo y de encontrar un lugar en el mundo, cuando pueden darse las condiciones para que sea en su propia tierra.

La naturaleza nos ha bendecido con un cerro increíblemente hermoso. Como Estado, como sociedad debemos trabajar en pos de que nos dé lo mejor.-

Tenemos que repensar la función social del Cerro Catedral, y comenzar a trabajar un estándar mínimo de inclusión y de oportunidades reales para nuestras/os jóvenes barilochenses, para que tengan empleos dignos, de calidad, que les permita proyección de crecimiento profesional en la montaña.

Hay ejemplos que nos indican que tenemos muchas potencialidades en nuestros jóvenes, necesitan herramientas y reales oportunidades para concretarlas.

También tenemos que generar cláusulas que obliguen a la generación de empleo genuino, y se priorice la mano de obra local. Nuestros jóvenes viven todo el año aquí. Tienen sus afectos sus proyectos y sueños.

Por ello hoy alzo la voz por los jóvenes, por los niños, niñas de nuestros barrios, de familias trabajadoras, para que vean en el cerro un proyecto en ellos para su crecimiento y progreso.-

Dra. Beatriz Oñate.

Lunes 12 de Marzo de 2018

Audiencia Pública celebrada en el Consejo Deliberante